Actualidad

Avances en la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas

El quinto aniversario de la Declaración de Londres, que aúna los esfuerzos de más de 80 organizaciones en la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas ETDs, viene marcado por la confirmación de los avances en estos últimos años en el camino hacia la eliminación de las enfermedades Tropicales Desatendidas y su terrible impacto sobre las poblaciones más desfavorecidas.

Este éxito parte sin duda de la alianza, nada habitual por otro lado, de una larga lista de actores comprometidos y de la que forman parte no solo ONGD sino también gobiernos de países afectados y de países donantes, instituciones públicas y privadas, punteras en el campo de la investigación, y laboratorios farmacéuticos.

La colaboración de las empresas farmacéuticas, en forma de producción gratuita de medicación, chocaba hasta el año 2015 con las dificultades para hacer llegar los tratamientos hasta comunidades remotas y de difícil acceso o incluso se hacía complejo, y sigue siendo un reto, obtener diagnósticos certeros entre estas poblaciones, con escasos o nulos recursos sanitarios a su alcance.

Gracias a la labor de las ONGs, apoyando o complementando la labor de los programas nacionales, una mejor información sobre la distribución de las enfermedades y herramientas informáticas que permiten la geolocalización de las mismas y la elaboración de mapas precisos que muestran donde se encuentras ETDs, se ha logrado una gestión de los medicamentos donados mucho más eficiente.

Queda mucho trabajo por hacer pero se están obteniendo logros que es importante resaltar. Por ejemplo, solo en un año el grado de cobertura del tratamiento de la filariasis linfática pasó del 40 al 50,7% de 2014 a 2015 (últimos datos disponibles). Un dato sin duda espectacular, pero aun así, lejos de los objetivos de la OMS de lograr eliminar ésta y el resto de ETDs antes de 2020.

En el caso del mal de Chagas, se informa que las peticiones de tratamiento son atendidas, pero no está claro el grado de cobertura en el diagnóstico de esta enfermedad en aquellas comunidades especialmente endémicas, que suelen ser las más inaccesibles, con lo que es difícil valorar qué porcentaje de personas afectadas están recibiendo tratamiento y si se cumplen los objetivos de la OMS hasta 2020.

Por último, en el caso de la lepra, aunque los avances son evidentes, el trabajo de los programas nacionales sigue siendo cuestionado en algunos países ya que es difícil medir si el descenso de casos informados se corresponde con un efectivo descenso en los casos o simplemente se debe a una mala estrategia en la detección de dichos casos. Un descenso en los casos detectados, unido al incremento de discapacidades entre estos casos (hablamos sobre todo del sudeste asiático) permite sospechar que se están produciendo fallos en la fase de detección y que difícilmente se van a cumplir los objetivos de eliminación hasta 2020. Más información:

http://unitingtocombatntds.org/

Deja un comentario

Su email no será publicado Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la mejora de la navegación. Si continúas navegando entenderemos que las aceptas.

Leer más