Actualidad

Cómo lograr la erradicación de las enfermedades tropicales desatendidas

Desde Fontilles, con nuestro trabajo y el apoyo a otras entidades, ponemos cada día nuestro granito de arena para lograr muchas de las metas fijadas en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, y estamos especialmente comprometidos con el ODS3: “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”. Dicho objetivo marca entre sus metas el fin de las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETDs): lepra, úlcera de Buruli, mal de Chagas, etc. Enfermedades que afectan a mil millones de personas en todo el mundo, una sexta parte de la población del planeta.

Precisamente, este mes se cumplen dos años desde que, el 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales, en la Cumbre de Desarrollo Sostenible organizada por la ONU, definieran un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos, como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Este aniversario nos lleva a reflexionar sobre lo que estamos haciendo para alcanzar los objetivos y, en concreto, qué hace Fontilles para acabar con las Enfermedades Tropicales Desatendidas.

Las ETDs son, al mismo tiempo, consecuencia y causa de la extrema pobreza en que viven las comunidades que las padecen. Por esto, la lucha contra estas enfermedades no puede convertirse en un fin sino en un medio para luchar contra la pobreza y permitir el efectivo desarrollo del derecho a la salud entre las comunidades afectadas. A partir de aquí, cualquier intervención relacionada con las ETDs, ya sea por parte de los sistemas de salud locales como de la ayuda internacional, debe ir acompañada de medidas que influyan sobre los determinantes de la salud, tales como el acceso al agua potable, la mejora en las condiciones de habitabilidad, la seguridad alimentaria, un saneamiento en condiciones, o el fortalecimiento de los sistemas de salud.

Hay tres estrategias claras impulsadas por Fontilles en los últimos años que complementan y refuerzan la acción directa contra la enfermedad: el impulso de campañas de información y sensibilización dirigidas a la mejora de hábitos  alimenticios y de higiene, principalmente en las escuelas; la formación de redes de promotores de salud y activistas para la atención comunitaria en aquellos lugares principalmente donde los sistemas de salud locales no tienen presencia; y por último, la estrecha colaboración con otras ONGs en redes de mayor alcance o impacto que nos permite ser más efectivos en la lucha contra las enfermedades desatendidas y en definitiva en la lucha contra la pobreza.

Deja un comentario

Su email no será publicado Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la mejora de la navegación. Si continúas navegando entenderemos que las aceptas.

Leer más